Se realizaron los ensayos con seis contenedores y cargas sueltas del tren.

Un tren con ocho plataformas fue cargado y descargado con seis contenedores y cargas sueltas (sacos con fertilizantes y rollos de alambrón) durante este domingo en el puerto de Santa Marta, con el fin de validar los conceptos operativos y verificar las condiciones de la vía férrea dentro del terminal portuario antes de la reactivación del transporte férreo hacia el centro del país.

La prueba operativa se realizó en asocio con la empresa Holdtrade Atlántico, que será la encargada de operar el tren de carga entre Santa Marta y La Dorada, Caldas, con el acompañamiento de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y Ferrocarriles del Norte de Colombia (Fenoco).

El vicepresidente de proyectos de Holdtrade Atlántico, Alejandro Estrada, dijo que la prueba fue exitosa y era necesaria para asegurar la calidad de la operación en el interior del puerto de Santa Marta, el único en el Caribe colombiano que tiene conexión ferroviaria con el interior del país.

“Lo que hemos observado hoy es que buena parte de la vía férrea (dentro del puerto) está en buenas condiciones; hay algunas secciones de la vía que seguramente requerirán de algún mantenimiento, pero no observamos nada crítico”, dijo Estrada.

Se estima que la operación del tren de carga se inicie el próximo año, luego de que concluyan las obras de rehabilitación de algunos puntos críticos en la vía férrea entre Chiriguaná y La Dorada.

“Esperamos que a finales de este año esta vía ya esté en condiciones de uso comercial”, expresó Estrada.

El 21 de octubre del 2016, el tren realizó un recorrido de prueba para evaluar el trabajo de recuperación realizado por tres años.

La iniciativa tuvo una inversión de más de 100.000 millones de pesos. Desde noviembre del 2013 se llevó a cabo la firma para iniciar los trabajos. Para mediados del 2014, las labores empezaron con la intervención de los puntos más críticos.

En el trayecto La Dorada-Chiriguaná, cuya extensión es de 522 kilómetros, se intervinieron 50 puntos y se invirtieron alrededor de 118.000 millones de pesos.

Por ser una conexión sobre una superficie plana, los encargados de la recuperación en este punto tuvieron que realizar la construcción de alcantarillas, además de la protección de estribos de puentes y obras complementarias, como cunetas.

Finalmente, la primera prueba se hizo con un viaje que partió desde Magdalena y recorrió, cargando 30 contenedores, los departamentos de Antioquia, Cesar, Santander y Caldas.

La reactivación del transporte de carga ferroviario traerá muchas ventajas para la competitividad del país, como el ahorro en los fletes y la reducción de los costos logísticos.

La reactivación del transporte de carga ferroviario traerá muchas ventajas para la competitividad del país, como el ahorro en los fletes y la reducción de los costos logísticos de transporte entre un 5 y 15 por ciento, dependiente del tipo de carga, la calidad de esta y las rutas ferroviarias.

El objetivo consiste en que rueden por el país trenes de 60 vagones, como en otras épocas, señalaron funcionarios de la ANI, encargada de realizar la operación de recuperación de la vía férrea.

Otra obra que se anunció fue la del encauzamiento del río Magdalena, con la cual se espera conectar al país por medio de carreteras, líneas férreas y la navegabilidad en el río.

Además, en materia ambiental, reducirá en una décima parte las emisiones de dióxido de carbono y el consumo de combustible de 4,2 a 1,2 galones por kilómetro, teniendo en cuenta que un tren puede movilizar máximo 3.048 toneladas de carga, lo que equivale a mover 87 camiones por carretera.

“Es una opción viable y eficiente de llevar carga; estamos reactivando el ferrocarril para tener un transporte multimodal: ferrocarril y terrestre, poder competir con los demás puertos de igual a igual e importar y exportar a más bajo costo”, dijo el presidente del puerto de Santa Marta, Domingo Chinea.

La ANI señaló en el 2016 que se esperaba que la entrada en operación del corredor se diera, a más tardar, en el primer trimestre del 2018 y movilizara carga general en contenedores con productos como café, frutas, manufacturas industriales, electrodomésticos, papel, plásticos, granos, aceros, carga suelta, cementos y tuberías.

Las proyecciones del terminal portuario apuntan a mover dos trenes semanales, pero empezarían con un tren cada 15 días.