El alza que durante este año observaron los precios de los combustibles y otros insumos del transporte, así como la reducción en los volúmenes de mercancías para movilizar, tienen en alerta a los generadores y transportadores de carga por carretera, que pidieron una revisión de la fórmula de fijación del precio del combustible. Mayores costos y menos carga

Tanto el gremio generador de las mercancías (Defencarga) como los transportadores afiliados a Colfecar expresaron su inquietud porque la llamada canasta del transporte (que incluye los precios de los combustibles, los peajes y los repuestos), apreció una variación superior a la que tuvo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) o inflación en los once primeros meses de este año.

Y es que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), mientras el IPC a noviembre se ubicó en 3,69 %, el Índice de Costos del Transporte de Carga por Carretera alcanzó el 3,98 %, lo que representó una diferencia de 0,29 %.

No obstante, las mediciones de Defencarga y Colfecar son mayores y difieren de los datos oficiales presentados ayer (ver gráfico). Las diferencias en los resultados radican en las metodologías usadas para recolectar y consolidar los datos y en las ponderaciones que se le dan a los diferentes rubros.

Observaciones gremiales

Basada en los indicadores de su agremiación, Clarita María García, directora de Defencarga, declaró que “nos preocupa enormemente el incremento en los precios del acpm, que a lo largo del año alcanzó un 8,83 %, porcentaje muy superior al IPC” (ver ¿Cómo funciona?).

La dirigente añadió que es inquietante la disminución del 5 % en las operaciones reportadas ante el Registro Nacional de Despachos de Carga (RNDC). “Aquí no se nos puede olvidar que ha aumentado el número de empresas que reportan al RNDC, pues de 1.603 empresas en 2016 pasamos a 1.660 este año”.

Adicionalmente, manifestó que el desempeño operacional es muy bajo, pues los vehículos circulan en promedio 3.187 kilómetros al mes con carga, nivel inferior al de la cifra estándar del mercado internacional que puede alcanzar los 7.500 kilómetros.

Por su parte el presidente de Colfecar, Juan Carlos Rodríguez, aseguró que en lo corrido del año la carga movilizada disminuyó 0,12 % al pasar de 99,45 millones de toneladas a 99,33 millones de toneladas.

“Del mismo modo, la facturación registró una reducción de 0,23 %, ya que durante los primeros tres trimestres de 2016 se facturaron 10,48 billones de pesos y en el mismo período de 2017 esta cifra se ubicó en 10,45 billones de pesos”, precisó.

Rodríguez también mencionó la merma del 0,11 % observada en la relación facturación/tonelada, pues el año pasado por la movilización de una tonelada se facturaba en promedio a 105.366 pesos, actualmente por la misma tonelada se factura 105.250 pesos.

Sobre la información del RNDC, el dirigente advirtió que el Ministerio de Transporte cuenta con 3.221 empresas habilitadas para la prestación del servicio, es decir que solo el 51 % de las empresas habilitadas reportan información en esta plataforma.

Esta situación, dijo, genera incertidumbre en el sector, puesto que en un año la participación de las empresas que reportan sobre el total de las habilitadas solo se ha incrementado en 0,18 %, es decir que no se observa un avance significativo en el reporte de información, lo que puede interpretarse como que la informalidad en esta actividad sigue siendo un obstáculo para la rentabilidad.

En definitiva

Los transportadores de carga por carretera cierran un 2017 con preocupaciones: mayores costos en los que han incurrido, menores volúmenes de mercancías para movilizar y menos ingresos.