El combustible y el tiempo empleado en espera en los terminales terrestres y fluviales, son dos de los elementos que más generan gastos para el sector de transporte de carga en el país.

Según la Federación Colombiana de Transportadores de Carga, Colfecar, este tipo de transporte consume el 55% del diésel empleado en el sector, donde un 33% corresponde a carga interurbana y un 22% a carga urbana.

Según Colfecar, en un segundo lugar, se encuentra el costo asociado a salarios, con 16,91%, seguido de los costos de capital, que es de 14,37%.

En el caso de los costos de espera hace referencia a aquellos tiempos muertos para procesos de cargue y descargue de mercancía, así como la inmovilización de vehículos por restricciones para los automotores de carga.

“El factor seguridad es uno de los principales rubros que debería incluirse en la estructura de costos de las empresas, pues se observa que este parámetro está comenzando a cobrar importancia dentro de la canasta de costos, llegando así a representar un valor del 1,5% del valor de la mercancía”, señala la entidad.

Dentro del factor de seguridad se pueden encontrar diferentes variables para su estimación como corresponde al control de carga, cargue y descargue de combustible, lugares de descanso, organización de viajes en flotillas, personal de seguridad que realiza un acompañamiento a los camiones, donde cada uno de estos rubros incide en un incremento de los costos.

En efecto, la inseguridad en el transporte es uno de los principales obstáculos para la inversión extranjera en el país, señala Colfecar. En este sentido, la entidad manifiesta que el Gobierno tiene como principal reto llevar a cero los casos de piratería terrestre, y el sector privado tiene la responsabilidad de contribuir con esta labor.

Esquema arancelario. Para el presidente de Colfecar, Juan Carlos Rodríguez Muñoz, existen algunos aspectos que impiden que Colombia sea más competitivo en materia de transporte de carga que otros países de Amperica Latina, por lo cual se hace necesario apostarle a algunas acciones.

“Recientemente se está estudiando una transformación del esquema arancelario porque existe la necesidad de hacer unas reformas a estas normas porque hay barreras en el sector nuestro para realizar la actividad. Factores como el IVA (Impuesto sobre el Valor Agregado) encarecen la importación de los equipos de transporte”, manifiesta el presidente de Colfecar.

Rodríguez también señala que La alternativa más competitiva para Colombia es la consolidación de un esquema de transporte intermodal en el que los diferentes modos de transporte se complementen y no se sustituyan, incrementando el nivel de servicio de las organizaciones al reducir los costos asociados al transporte pero sin poner en riesgo el cumplimiento entre lo pactado y lo realmente entregado en el momento acordado.

Roberto Ramírez, presidente ejecutivo de la Federación de Navieros de Colombia, coincide en que hay un costo oculto que tiene el negocio de la carga y son las demoras, que representan mayor consumo de combustible, mayor tiempo invertido en el transporte de la mercancía y más horas extras que incrementan el pago a los trabajadores.

Señala que al dedicarse exclusivamente a la moviliozación de carga vía fluvial, lo que más presenta afecciones para esta actividad es la problemática de que no existe un canal navegable en el río Magdalena, lo que afecta la navegabilidad de forma considerable.

Edgar Espinoza, gerente de Logistica, de OPL Carga, señala que el combustible es el elemento de mayor costo para el sector, ya quer corresponde entre un 30 y 35% a los costos totales.

“El modo de transporte de mayor costo es el terrestre, sin embargo, ya tenemos disponible en Colombia el modo fluvial y proximamemte el modo férreo para el desplazamiento de carga al interior del país”, agrega Espinoza, al tiempo que señala que estos dos modos son mas economicos que el terrestre y tienen un impacto positivo sobre el medio ambiente.

En palabras de Espinoza, Colombia se encuentra rezadado en materia logistica comparado con varios de los paises latinoamericanos, por eso se espera que en los proximos años la situación mejore cuando entren en funcionamiento las vias de cuarta generación (4G), que son una necesidad para hacer mucho mas corta y efeciente la moviliazacion terrestre de mercancía.

Hoja de ruta. Según Colfecar, existe un factor determinante que afecta el desempeño del sector transporte como lo es la precaria inversión en infraestructura. Sin embargo, se destacan avances significativos a partir de 2010 cuando la inversión pública en infraestructura se incrementó considerablemente con valores superiores a los $5,3 billones y ritmos de crecimiento superiores al 2,6% del Producto Interno Bruto, PIB.

Por esta razón considera importante que se dé continuidad al desarrollo de un esquema intermodal, donde todos los modos de transporte sean complementarios y que se puedan disminuir los tiempos logísticos y por ende los costos, pues de acuerdo con el Ministerio de Transporte de Colombia, el 86% de la carga se moviliza por red vial, mientras que el 1% corresponde al modo fluvial y un 13% a las operaciones férreas.

Adicionalmente, señala, que el Gobierno debe realizar un mayor seguimiento y control a la informalidad, pues esto permitiría identificar y hacer que las empresas que prestan un servicio óptimo permanezcan, además se daría paso a la salida del mercado a aquellas organizaciones que no cumplen con los requerimientos mínimos para su prestación del servicio.

Colombia frente a América Latina

En la estructura de costos de los camiones se observa una alta participación de los combustibles y el personal, en el caso de Costa Rica estos dos rubros superan el 60%, en el caso de Brasil el personal representa el 19%, y combustibles y lubricantes el 14%, en el caso de Uruguay el personal pesa el 45% y el 18% los combustibles y lubricantes. En el caso de Chile los combustibles tienen un peso superior al 30% y el personal tiene una participación del 20%.

En el caso colombiano, de acuerdo con estadísticas del DANE los combustibles tienen una participación bastante considerable del 40%, mientras que salarios y prestaciones tiene una ponderación del 16,91%.

Colombia tiene una estructura de costos mayor respecto a otros países de América Latina, donde el rubro que tiene una mayor incidencia es el de combustibles.